fbpx

Aprende a respirar correctamente

La respiración profunda tiene muchos más beneficios que la respiración “automática”. En el yoga, es una de las principales técnicas que se aprenden, ya que nos ayudará en cualquier actividad.

Oxigenación del Organismo

Nuestro cuerpo realiza acciones naturalmente como la respiración. Cuando el cuerpo sufre una alteración (ejercicio, susto, sorpresa), la circulación de sangre se acelera y aumenta el ritmo cardíaco, acelerando también la respiración para oxigenar la sangre que recorre el cuerpo.

La respiración profunda nos ayuda a desacelerar el cuerpo y a estabilizar los signos vitales. La inhalación nos ayuda a una oxigenación óptima y completa, mientras la exhalación nos libera de tensiones físicas y la alteración, es decir, nos relaja.

¿Cómo debemos respirar?

El yoga nos enseña una técnica muy fácil, sobre todo para relajar el cuerpo:

  1. Inhala profundo y suave, expandiendo el pecho, abriendo las costillas y llenando los pulmones sin tensión en los hombros. Siente como se descarga levemente la energía y la fuerza
  2. Exhala por la boca liberando la postura, el control y liberando el cuerpo. 

¿Lista para relajar el cuerpo?

  1. Primero ubícate en un lugar donde te sientas bien y relajado, sin mucho ruido; si puedes hazlo en contacto con la naturaleza (patio, terraza, cerca de plantas).
  2. Puedes hacerlo de pie o sentada, cómo te sientas más cómod@. Solo toma en cuenta que al aprender a respirar correctamente podemos sufrir pequeños mareos al principio por la oxigenación que recibe tu cuerpo. 
  3. Concéntrate en la respiración, enfócate únicamente en el proceso de inhalar y exhalar. De preferencia cierra tus ojos.
  4. Toma aire suave, como si estuvieras percibiendo un aroma que te encanta, llenando tus pulmones y tu cuerpo de él. Siente como ingresa el aire relajando tu cuerpo, llenándolo de oxígeno.
  5. Retenlo por unos segundos y expúlsalo suavemente por la boca, eliminando preocupaciones, tensiones y dejando que los músculos se liberen. Deja caer los hombros, los brazos. 

Este simple ejercicio día a día te llevará a un estado de relajación que no solo te ayudará físicamente al estar mejor oxigenado tu cuerpo, también te sentirás mejor y más feliz. Es perfecto para comenzar el día y antes de dormir, o en cualquier momento que quieras liberar tensión.

Posteriormente podrás hacer otros ejercicios:

La técnica 4-7-8

  1. Cierra tu boca e inhala el aire a través de la nariz. Cuenta hasta cuatro.
  2. Aguanta la respiración durante siete segundos.
  3. Expulsa completamente el aire de tus pulmones durante ocho segundos Es importante realizar un sonido/soplido que puedas oír.

Respiración Abdominal:

  1. Coloca una mano en tu pecho y otra en la barriga
  2. Inhala profundamente por la nariz, asegurándote que el diafragma baja (hinchando la barriga)- Procura que sea la barriga la que se mueva, no el pecho. 
  3. El objetivo es realizar de 6 a 10 respiraciones lentas por minuto.

Respiración Alternada:

  1. En una postura cómoda, coloca tu mano como la chica de la foto (pulgar derecho en la fosa nasal derecha) e inhala profundamente a través de la fosa nasal izquierda. 
  2. Al llegar al pico de la inhalación, tapa la fosa nasal izquierda con el anular y el meñique y libera la derecha, luego exhala a través de la fosa nasal derecha.
  3. Continúa este patrón, inhalando por la fosa nasal derecha, luego cerrándola con el pulgar derecho y exhalando a través de la fosa nasal izquierda de cuatro a ocho veces.

    Respiración Energizante:

    1. Se trata de realizar una inhalación larga y lenta, expandiendo el diafragma, para a continuación exhalar de forma rápida contrayendo el diafragma. Todo por la nariz. 
    2. Inhalar lento y profundo y exhalar rápido y fuerte. Repetir unas 10 veces.

    ¿Qué te pareció?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Loading...